Noticias

Tensión cambiaria: la consecuencia de una debilidad estructural

Los especialistas de Fundación Pueblos del Sur fueron consultados por el diario La Capital de Rosario sobre la fuga de capitales y el elevado endeudamiento externo nacional.

La suba del dólar y el cimbronazo que generó en la economía argentina pone al descubierto las fragilidades del modelo económico basado en un fuerte endeudamiento y con una alta vulnerabilidad externa agudizada por la fuga de divisas. Aunque el gobierno nacional justifica el pedido de un crédito al Fondo Monetario Internacional (FMI) como una fórmula para lograr plata fresca y más barata que le permita paliar el déficit fiscal, las debilidades estructurales del rumbo económico generan muchas dudas sobre ese proceso.

Además, ponen en cuestión el destino de esos fondos que aportaría el organismo internacional, que se presume podría alcanzar los 30 mil millones de dólares, que irían a cubrir el déficit generado por la fuga de divisas y el pago de las importaciones pero no estarían destinados a la actividad productiva que permita reactivar la economía.

“La tendencia alcista del precio del dólar se puede explicar por varios factores”, indicó un trabajo de la Fundación Pueblos del Sur en una versión preliminar del informe de coyuntura económica que difundirá los próximos días y que repasa justamente los frentes más endebles de la economía macrista.

Más allá de los factores externos como la suba de la tasa de interés en EEUU, en la Argentina por el lado interno existe una fuerte presión de demanda de dólares “por la decisión de algunos operadores (principalmente extranjeros) que deshicieron inversiones en pesos para posicionarse en moneda estadounidense”, a lo que se suman “la incertidumbre que generan los próximos vencimientos de letras del Banco Central (Lebac) y los compromisos de deuda de la administración nacional”, aseguraron desde la Fundación.

Un repaso por la situación fiscal permite dar cuenta de esta vulnerabilidad. Si se comparan las cuentas públicas en el período enero-marzo de 2016 con similares períodos de 2017 y de 2018 se observa que el resultado financiero (ingresos totales, menos gastos corrientes, incluidos los pagos de intereses de la deuda) fue cada vez más deficitario durante la gestión de Cambiemos.

En 2016 el déficit del primer trimestre alcanzó los 64.566 millones de pesos, subió a 70.637,2 en el primer trimestre de 2017 y llegó a los 91.523 millones de pesos de enero a marzo de este año.

Deuda y fuga

Pero además, la deuda externa y la fuga de capitales son otros dos componentes que muestran una gran fragilidad. “El endeudamiento continúa siendo unos de los pilares del actual modelo económico. Sin embargo, está claro que este modo de financiamiento sólo puede ser sostenido en el corto plazo”, indicó Fundación Pueblos del Sur.

Según estos mismos datos preliminares al 31 de marzo de 2018, la deuda pública bruta nacional ascendió a 353.789 millones de dólares, esto implica que durante la gestión de Cambiemos el stock de pasivos aumentó en 113.089 millones de dólares. Específicamente, entre diciembre de 2015 y marzo de 2018, la deuda nacional se expandió un 47 por ciento.

Los pasivos externos contraídos por la Nación crecieron 119 por ciento, es decir, que desde diciembre de 2015 la Nación colocó alrededor de 75.600 millones de pesos en mercados internacionales.

Por su parte, la deuda del sector nacional en manos de residentes se expandió en, aproximadamente, 52.600 millones de dólares, un 33 por ciento mayor que la registrada al comienzo de la gestión de Cambiemos.

Sumado a los grandes niveles de endeudamiento, la fuga de capitales es otro de los temas más preocupantes del actual gobierno. Según los datos expuestos en el balance cambiario del Banco Central, en los tres primeros meses del año la fuga de capitales ascendió a u$s 10.357 millones en concepto de formación de activos externos, giro de utilidades y dividendos, y viajes, pasajes y otros pagos al exterior con tarjetas.

“Se podría estimar que si la fuga continúa creciendo a la misma proporción que en la actualidad, totalizaría u$s 41.428 millones para todo 2018”, indicó el informe. También se estima que desde la asunción de Mauricio Macri la huida de capitales se encuentra entre los 65.000 y 70.000 millones de dólares.

Link de la nota: https://www.lacapital.com.ar/economia/tension-cambiaria-la-consecuencia-una-debilidad-estructural-n1603599.html



Sumate a nuestra comunidad. Seguinos en nuestras redes!

fundacionpueblosdelsur @FPS_Rosario